EN CORAZÓN SIN FRONTERAS ¡CUIDAMOS TU CORAZÓN!
EN CORAZÓN SIN FRONTERAS ¡CUIDAMOS TU CORAZÓN!

Corazón Sin Fronteras os informa sobre las enfermedades cardiovasculares y los últimos avances en investigación

 

¿Qué son las valvulopatías?

 

Nuestro corazón tiene cuatro válvulas (mitral, aórtica, pulmonar y tricúspide) que desempeñan un papel fundamental en el buen funcionamiento del corazón. Cuando las válvulas funcionan correctamente, sus movimientos de apertura y cierre consiguen que con cada latido la sangre se mueva en la dirección correcta entre las cavidades del corazón y llegue al resto de nuestro cuerpo. Las valvulopatías son un conjunto de enfermedades causadas por un mal funcionamiento de una o más válvulas del corazón. Los dos tipos de valvulopatías más diagnosticados son la estenosis y la insuficiencia valvular.

 

¿En qué consiste la insuficiencia?

 

La insuficiencia valvular se manifiesta cuando una válvula no se cierra por completo y provoca reflujo de sangre. También se denomina reflujo valvular, o válvula permeable. Esta enfermedad incluye la insuficiencia mitral y la insuficiencia aórtica.

 

¿En qué consiste la estenosis?

 

La estenosis se manifiesta cuando una válvula no se abre por completo y no deja que entre sangre suficiente. Puede deberse a la calcificación de la válvula relacionada con la edad. Una válvula calcificada puede estrecharse mucho o bloquearse y, por lo tanto, limitar la cantidad de sangre que fluye por ella. También se denomina válvula estrechada o rígida.

Cada una de las cuatro válvulas puede sufrir reflujo o estenosis (a veces ambas), aunque las válvulas mitral y aórtica son las más afectadas[i].

Las valvulopatías suponen para el corazón un trabajo añadido en su cometido de bombear el volumen de sangre necesario a nuestro cuerpo. Con el transcurso del tiempo esta carga añadida produce un debilitamiento del músculo cardiaco que, sin el tratamiento adecuado, puede llevar a la insuficiencia cardíaca.[ii],[iii] 

¿Cuáles son los síntomas?

 

Las valvulopatías pueden pasar desapercibidas durante muchos años sin mostrar ningún síntoma ya que su desarrollo es progresivo con el paso de los años. Los síntomas que aparecen con más frecuencia son la sensación de falta de aire, la fatiga o cansancio, dolor en el pecho u otros síntomas como palpitaciones, tos o hinchazón de tobillos y pies; aunque pueden variar dependiendo qué tipo de válvula está afectada y de la gravedad del problema[iv].

La generalidad de estos síntomas provoca que, en ocasiones, la existencia de una valvulopatía se descarte y, en su lugar, se atribuya erróneamente a síntomas relacionados con el envejecimiento.

 

¿Cómo se diagnostican?

 

Las valvulopatías con frecuencia producen sonidos inusuales del corazón (conocidos como “soplos”) que se producen por la dificultad para el paso de la sangre a través de las válvulas dañadas. Estos sonidos son audibles y detectables cuando el profesional sanitario ausculta el pecho simplemente con la ayuda de un fonendoscopio. Para confirmar el diagnóstico de valvulopatía la prueba más utilizada es el ecocardiograma, aunque también puede ser necesario realizar otras pruebas como la radiografía o el electrocardiograma 4

¿Cuál es el tratamiento?

 

El tipo de tratamiento depende fundamentalmente del tipo de válvula enferma y de la gravedad del problema. Así, en los casos en los que la valvulopatía no es grave puede ser suficiente con el mantenimiento de hábitos de vida saludable y el seguimiento de la enfermedad, sin necesidad de realizar ninguna medicación. En los casos en los que la valvulopatía es grave y los medicamentos no son suficientes para controlar la enfermedad o no se toleran bien, puede ser necesaria la realización de cirugía para reparar o reemplazar la válvula dañada.

La decisión sobre él tipo de tratamiento a seguir es competencia del equipo multidisciplinar compuesto por cirujanos, cardiólogos intervencionistas, cardiólogos clínicos, anestesiólogos y especialistas en imagenología.

 

Para más información, visite la web de la AEPOVAC (Asociación Española de Portadores de Válvulas Cardiacas y Anticoagulados): http://aepovac.es/


[ii] Ng ACT, Prihadi EA, Antoni ML, Bertini M, Ewe SH, Ajmone Marsan N, et al. Left ventricular global longitudinal strain is pre­dictive of all-cause mortality independent of aortic stenosis severity and ejection fraction. Eur Heart J Cardiovasc Imaging [Internet]. 2017 Jul 28 [cited 2018 Jun 20]; Available from: https://academic.oup.com/ehjcimaging/article-lookup/doi/10.1093/eh­jci/jex189  

[iii] Klaeboe LG, Haland TF, Leren IS, Ter Bekke RMA, Brekke PH, Røsjø H, et al. Prognostic Value of Left Ventricular Deforma­tion Parameters in Patients with Severe Aortic Stenosis: A Pilot Study of the Usefulness of Strain Echocardiography. J Am Soc Echocardiogr [Internet]. 2017 Aug [cited 2018 Jun 20];30(8):727–735.e1. Available from: http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0894731717303504

[iv] Nishimura RA, Otto CM, Bonow RO, Carabello BA, Erwin JP, Guyton RA, et al. 2014 AHA/ACC guideline for the management of patients with valvular heart disease: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol [Internet]. 2014 Jun 10 [cited 2018 Jun 20];63(22):e57-185. Available from: http://linkin­ghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0735109714012790

 

 

 

AVANCES EN LA INVESTIGACIÓN - CIMA

AVANCES EN LA INVESTIGACIÓN - CIMA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las enfermedades vasculares son las responsables del 29% de las defunciones en España, convirtiéndose en la primera causa de muerte, por delante incluso de los tumores o de las enfermedades respiratorias.

Aunque bien es cierto que en los últimos años la tendencia es que cada vez haya menos muertes provocadas por las enfermedades del sistema circulatorio (infarto de miocardio, enfermedad cerebrovascular-ictus-, insuficiencia cardiaca, etc.) son muchas las personas que sobreviven a éstas afrontando una discapacidad y convirtiéndose en pacientes crónicos de por vida. No obstante, con un buen control de los factores de riesgo como la hipercolesterolemia, la diabetes o la hipertensión, entre otros, podemos ayudar a prevenir futuros eventos vasculares y mejorar así nuestra la calidad de vida.

Por ello, desde Cardioalianza y en colaboración  con Freno al Ictus, la Asociación Española de Enfermería de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular (EHRICA), la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV), la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA),las secciones de Cardiología Clínica y Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC), el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y la farmacéutica biotecnológica Amgen, hemos desarrollado el “Informe de la situación de la hipercolesterolemia y otros factores de riesgo en pacientes con alto y muy alto riesgo vascular en España: un acercamiento multidisciplinar” que también ha contado con la participación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social 

El Informe se ha realizado con el objetivo de conocer la situación de los pacientes con alto y muy alto riesgo vascular y concretar, a traves de un panel de expertos, propuestas de mejora para su atención que contribuyan a un control de los factores y, en consecuencia, a la prevención de futuros eventos.

 

“Con este estudio hemos obtenido un reflejo preciso de la situación actual de la enfermedad vascular en nuestro país, lo que nos ha permitido diseñar un plan de acción integral y multidisciplinar derivado de las propuestas consensuadas por un grupo multidisciplinar de expertos”, destaca Maite San Saturnino como presidenta de Cardioalianza.

Para la elaboración del informe se realizaron un total de 406 encuestas (en 16 comunidades autónomas y en la ciudad autónoma de Ceuta) a pacientes con enfermedad vascular, es decir personas afectadas por cardiopatía isquémica, enfermedad cerebrovascular y/o diagnóstico de enfermedad arterial periférica.

La encuesta ha permitido obtener una fotografía detallada del perfil de estos pacientes, la atención sanitaria que reciben, sus cuidados y tratamientos, así como las fuentes a las que recurren para informarse sobre sus patologías.

A partir de estos datos, el comité de trabajo del proyecto (compuesto por profesionales de cardiología, neurología, medicina de familia, profesionales de enfermería y representantes de los pacientes) consensuó un conjunto de propuestas de mejora para la prevención secundaria del riesgo vascular en el horizonte 2019-2025, que fueron validadas y priorizadas mediante una metodología Delphi por un amplio grupo multidisciplinar de profesionales y pacientes.

Puedes acceder al informe completo en: http://cardioalianza.org/pacientes-y-profesionales-sanitarios-consensuamos-19-propuestas-para-la-mejora-del-riesgo-vascular/

 

 

 

 

 

Fibrilación Auricular No Valvular

 

Desde Corazón Sin Fronteras estamos participando en el estudio “Perspectiva de los pacientes con Fibrilación Auricular No Valvular (FANV) sobre su tratamiento anticoagulante y el manejo de su enfermedad”que impulsa Boehringer Ingelheim y en el que participamos varias
organizaciones de pacientes.

La empresa que desarrolla el estudio es Outcomes10.


El estudio pretende entender las necesidades de los pacientes con FANV tratados con anticoagulantes orales, las barreras de acceso a los fármacos que perciben y cómo estos afectan a su vida cotidiana. Los resultados que se obtengan en el estudio ayudarán a desarrollar estrategias dirigidas a optimizar la calidad de la atención médica y de los tratamientos, mejorando así el cuidado de la enfermedad.

 

Las personas interesadas en participar (exclusivamente pacientes con FANV) pueden ponerse en contacto con Corazón Sin Fronteras en el email info@corazónsinfronteras.es , a través del cual le proporcionaremos el cuestionario.

Corazón Sin Fronteras en imágenes

Otras páginas de interés

Corazón Sin Fronteras en redes sociales